ÀnimaTEA
Autisme
    Enlaces   Más información
"Si le das un pescado a una persona podrá comer un día,
pero si le enseñas a pescar podrá comer toda la vida"

(13-04-2016) ¿Qué es el Análisis de la Conducta Verbal (ACV)?

Equipo ÀnimaTEA

 

El Análisis de la Conducta Verbal (ACV) es una parte del Análisis de la Conducta Aplicado (ABA, en sus siglas en inglés) especializado en la función del lenguaje y la comunicación. El interés principal es el efecto que tiene el uso del lenguaje por parte de quien habla (“el hablante”) sobre quien escucha (“el escucha”). El ACV está basado en la obra “Conducta Verbal" de B. F. Skinner (1957) sobre la funcionalidad del lenguaje.

Una conducta se considera verbal cuando esta es reforzada socialmente, mediante otra persona. Cuando usamos el término “verbal” no nos referimos al lenguaje vocal emitido cuando hablamos, sino a que tiene consecuencias sobre las demás personas. Por tanto, una conducta vocal como chillar, puede ser verbal si presenta esta funcionalidad, pero también lo puede ser el uso de la lengua de signos, gestos o el intercambio de imágenes. “Vocal” solamente hace referencia a una topografía de respuesta. Para el ACV la enseñanza del lenguaje vocal es una prioridad en personas que no lo aprenden de forma típica y natural como puede pasar en los TEA (Trastornos del Espectro Autista). Solamente si este tipo de conducta verbal vocal no se logra se puede optar por enseñar mediante otras topografías (signos, gestos o Sistemas Alternativos de Comunicación). El objetivo principal es la enseñanza de la función verbal y el objetivo secundario es enseñar las formas verbales.

Las 6 funciones verbales básicas que describió Skinner (1957) son:

  • Ecoica: basada en la correspondencia escuchar-decir. El alumno repite literalmente lo que ha oído. Por ejemplo, el educador dice “agua” y el alumno repite “agua”.
  • Mando: delante de situaciones en las que se quiere o necesita alguna cosa (por privación o incomodidad) la función del lenguaje es la de conseguir eso que se necesita. Por ejemplo, un niño dice “agua” y el adulto le da un vaso de agua.
  • Tacto: es una respuesta del tipo ver-decir. Por ejemplo, una persona ve un gato y dice “gato”.
  • Intraverbal: es también una respuesta del tipo escuchar-decir, pero no es literal. Por ejemplo, una persona pregunta “¿dónde vas?” y la otra dice “a casa”.
  • Autoclíticos: son respuestas del tipo ver-decir o escuchar-decir y que modifican a las demás ampliando la información y delimitan la conducta de quien escucha. Por ejemplo, un niño dice “quiero una pasta de chocolate” (la palabra “chocolate” y “quiero” modifican a la pasta) y el adulto se la da.
  • Conducta textual: son del tipo ver un texto-decir. Por ejemplo, una persona ve escrita la palabra “planta” y dice “planta”.

El ACV es muy útil para enseñar lenguaje a personas que no lo desarrollan de forma natural, aplicando técnicas de modificación de conducta y todo el conocimiento actual proveniente del Análisis Básico y Aplicado de la Conducta. En este sentido, resulta muy importante la descomposición de tareas y habilidades en unidades más sencillas para poder después unirlas. Por tanto, des del ACV se han detectado habilidades previas necesarias que se deben adquirir para después poder pasar a la enseñanza de funciones y conductas verbales más avanzadas. Se han identificado etapas del desarrollo verbal o capacidades verbales cada vez más complejas, independientemente de la edad de la persona a quien se está enseñando y que pueden ser efectivamente entrenadas (Greer, R. D. y Ross, D. E., 2008). Por ejemplo, primero hay la etapa de preescucha, después la de escucha, la del hablante, etc.

El ACV es especialmente interesante en la enseñanza de habilidades de comunicación y sociales en el Autismo ya que se puede enseñar de manera planificada lenguaje y funciones verbales a niños/as que no lo tienen o presentan dificultades en la adquisición o producción. La adquisición del lenguaje o, al menos de algún sistema de comunicación funcional es uno de los grandes retos de las intervenciones en los TEA.

 

Referencias y Bibliografía consultada:

Greer, R. D. y Ross D. E. (2008). Análisis de la conducta verbal. Cómo inducir y expandir nuevas capacidades verbales en niños con retrasos en el lenguaje. Ed. Grupo 5.

Greer, R. D., & Speckman, J. (2009). The integration of speaker and listener responses: A theory of verbal development. The Psychological Record, 59, 449 – 488.

Miltenberger R.G. (2012). Modificación de conducta. Principios y procedimientos. Ed. Pirámide.

Skinner, B. F. (1957). Verbal behavior. Nueva York: Appleton-Century-Crofts.

Compartir: