ÀnimaTEA
Autisme
    Enlaces   Más información
"Si le das un pescado a una persona podrá comer un día,
pero si le enseñas a pescar podrá comer toda la vida"

Intervenciones psicológicas y pedagógicas:

  • ABA (Análisis Aplicado de la Conducta): utilización de las técnicas de Modificación de Conducta tanto de manera estructurada como naturalizada.
  • Sistémica: trabajo con todos los sistemas familiares implicados (padres, hermanos, abuelos, familia extensa,…) y con la comunidad, centros y profesionales (escuela, asociaciones, profesores, voluntarios, educadores,…). También se atiende al nivel de estrés y cohesión familiar.

Tratamiento-formación:

  • Práctica Centrada en la Familia: se busca la máxima involucración, participación y capacitación familiar.
  • Formación teórica y práctica: se da modelo de cómo trabajar con el niño/a y después se da feedback.
  • En ambiente natural: el trabajo siempre es in situ (casa, escuela y comunidad).
  • Hecho a medida: adaptación del tratamiento y la formación según la familia y las habilidades y edad del niño/a. Se plantea un PI (Plan de Intervención) concreto para cada caso (horas, habilidades a trabajar, formación,…).
  • Tratamiento Estructurado y Naturalitzado: a menor edad y menos habilidades más estructurado ha de ser el tratamiento.
  • Basado en Objetivos: se hacen objetivos a largo y corto plazo tanto del niño/a como de formación de los padres.
  • Evaluación continuada: se realiza una evaluación constante de los objetivos, del progreso del niño/a y del estado de la familia.
 

El ProFE es un programa de atención precoz centrado en la familia en el contexto natural.

El objetivo principal del ProFE es proporcionar los recursos necesarios a la familia para conseguir una mayor autonomía y empoderamiento.

¿A quién va dirigido?:

A familias con hijos de entre 0 y 7 años con TEA (Trastorno del Espectro Autista).

¿En qué se basa el programa?:

  • Proporcionar una atención precoz.
  • Proporcionar a los padres las herramientas para poder enseñar habilidades cognitivas, sociales, de juego, motricidad, autonomía, lenguaje, así como también enseñar cómo trabajar la disminución de conductas repetitivas y estereotipadas.
  • Un formato de trabajo que se lleva a cabo siempre en ambiente natural y en diferentes contextos (casa, escuela y comunidad). El consultor se desplaza al domicilio o al lugar de la intervención.
  • Tratamiento empíricamente validado basado en el ABA (Análisis Aplicado de la Conducta).
  • Atención individualizada, adaptando el tratamiento según las habilidades y la edad del niño/a y las características y recursos de la familia.
  • Intervención sistémica:
    • Formación, atención y coordinación con otros profesionales, familiares y personas del entorno del niño/a.
    • Trabajo y atención a los hermanos.
    • Especial atención al cuidador/a principal.
    • Atención al nivel de cohesión y estrés familiar.

Estructura general del programa:

  • Duración según horas de consultoría, evolución del niño/a, objetivos específicos y niveles de formación a padres.
  • Consultorias de 6 a 16 horas mensuales.

Estructura de les sesiones (3 partes):

  • Observación del trabajo hecho durante la semana y corrección de procedimientos. También se comenta cómo solucionar problemas que hayan surgido durante la semana.
  • Hacer pruebas para poder aumentar dificultad en los programas establecidos. El/la consultor/a hará primero de modelo y después lo llevarán a la práctica los padres.
  • Al final de la sesión se hará un resumen y se pactarán los nuevos objetivos y procedimientos para la siguiente sesión. Todo lo pactado se deja por escrito para poderlo consultar.

Calendarización:

Se esteblecen objetivos de trabajo cada 3 meses aproximadamente y se evaluarán al final de este período.
Cada 1 o 2 meses se realizarán unas horas de formación teórica.

Los contenidos de las sesiones pueden ser:

  • SC (Sesión Clínica): sesiones de formación práctica.
  • FT (Formación Teórica): sesiones de formación teórica.
  • Obj (Objetivos): reunión para explicar y pactar los objectivos de trabajo.
  • Evaluación: administración de pruebas y observaciones de habilidades y conducta.

También se podrán utilizar las horas de SC para formar a familiares, profesionales (por ejemplo profesores o educadores) y otras personas implicadas en el día a día del niño, según las necesidades del caso.

Niveles de formación de los padres:

Padres Educadores (PE):

  • Se enseña a los padres técnicas de modificación de conducta básicas así como técnicas de comunicación y enseñanza de habilidades que pueden trabajar con su hijo/a.
  • Se enseñan las bases del tratamiento ABA tanto estructurado (Ensayo Discreto) como naturalizado (intervención incidental y generalización de habilidades aprendidas).
  • Se enseñan las técnicas básicas para trabajar los comportamientos no deseados y disruptivos (rabietas, autolesiones, autoestimulaciones, inflexibilidades,…).
  • Este es el nivel que dura más tiempo y debería de ser el más intensivo.
  • Duración aproximada de 6 meses.

Padres Formadores (PF):

  • Se siguen perfeccionando las técnicas aprendidas en el nivel anterior.
  • Se enseña a los padres a formar a otras personas en el manejo de conductas y a enseñar habilidades a su hijo/a.
  • El objetivo es dar las habilidades y los conocimientos necesarios a otra persona no especializada en el tratamiento de los TEA, como puede ser un familiar, para hacer el papel de educador o cuidador de su hijo/a como mínimo unas horas. El cuidador también puede ser un voluntario o se puede contratar a una persona unas horas a la semana.
  • Esta formación a otras personas se hace con tres objetivos:
    • Descanso del cuidador principal (reducción de la carga).
    • Trabajar la generalización de personas (el niño/a debe aprender a responder de la misma forma que como lo hace con los padres).
    • Reducción de costes (la familia forma sus propios coterapeutas)
  • Duración aproximada de 2 meses.

Padres Supervisores (PS):

  • Último nivel de formación en el que se enseña a los padres a coordinar un equipo de educadores para trabajar de la mejor manera con su hijo/a.
  • Se pretende enseñar a confeccionar un currículum concreto y adaptado para su propio hijo/a. Es decir, se forma en conocer la mejor manera de enseñar al niño/a una habilidad concreta y a decidir qué habilidades previas necesita aprender.
  • También se enseña a crear procedimientos concretos de enseñanza-intervención.
  • Duración aproximada de 3 meses.

Objetivos de trabajo con el niño/a

Habilidades y Áreas de trabajo:

Se realizará una evaluación para conocer el nivel en el que se encuentra el niño/a en cada una de las habilidades y se seguirá avanzando a partir del punto donde se encuentre.

  • Habilidades básicas: motivación, cumplimiento, seguimiento, autocontrol, atención, memoria y contingencias.
  • Lenguaje: expresivo (pedir, designar y explicar) y receptivo (seguimiento de instrucciones y comprensión).
  • Cognitivo: discriminación, generalización, categorización, conceptos, relaciones, predicciones y solución de problemas.
  • Habilidades sociales: aprendizaje por imitación y por observación de otros y del contexto, secuencias, lenguaje no verbal, emociones, conversación.
  • Habilidades de Juego: independiente (manipulativo y simbólico) y social (con adultos e iguales).
  • Motricidad gruesa, fina y facial.
  • Hábitos de Autonomía y rutinas: baño (lavarse los dientes, manos,…), vestirse, comer y dormir.
  • Conducta: inflexibilidades, rigideces, quejas, rabietas y autoestimulaciones.

Etapas de la intervención:

Se trabajan tres niveles durante la intervención, pasando más rápidamente de uno a otro según la evolución del caso:

  • Etapa inicial: se trabaja sobre todo la motivación ya que es la herramienta básica de enseñanza. También se trabajan todas las áreas y habilidades a un nivel básico para asegurar el seguimiento, la atención y la contingencia estímulo-respuesta. Se trabajan los programas básicos de Imitación Verbal (IV), Imitación No-Verbal (INV), Emparejamientos y Agrupamientos (3D y 2D), Habilidades de Juego, Designaciones Receptivas y Expresivas (DR y DE) y Seguimiento de Instrucciones (SI).
  • Etapa intermedia: el objetivo de este nivel, sobretodo, es incrementar las habilidades del niño/a para aprender a funcionar en los ambientes naturales. Se trabaja para la comunicación, el juego avanzado y las habilidades sociales. Los conceptos complejos se dividen en pasos que son enseñados sistemáticamente. Al mismo tiempo, los conceptos abstractos se traducen en ejemplos concretos para facilitar el aprendizaje. En esta etapa también se incorpora el juego con iguales tanto en casa como en la comunidad.
  • Etapa avanzada: en este nivel los programas adquieren una mayor complejidad y se combinan entre ellos con el objetivo de conseguir la máxima autonomía. También se enseña de la manera más naturalizada posible, estructurando solamente las habilidades que presenten más dificultad. Las áreas a trabajar son habilidades para la socialización, habilidades cognitivas, juego en grupo y comunicación.

Objetivos de formación a padres:

Formación práctica:

El entrenamiento práctico a los padres se llevará a cabo durante las sesiones de consultoría (sesiones clínicas) con una metodología de modelo. El/la consultor/a muestra a los padres como trabajar con el niño/a en directo y seguidamente da el feedback cuando lo hacen los padres.

Durante la semana los padres deben ir trabajando los procedimientos. Se pactarán las horas a trabajar según las características del caso.

Estas sesiones que realizan los padres se registrarán para llevar un seguimiento de lo que se está trabajando y del rendimiento del niño/a.

Formación teórica:

Una vez al mes aproximadamente se programa una sesión para hacer formación teórica de las técnicas y procedimientos de enseñanza-intervención. Las formaciones teóricas, entre otras, contemplan la formación en:

  • Ensayo Discreto
  • Análisis Funcional de la Conducta
  • Aplicación adecuada del Refuerzo
  • Utilización de Ayudas
  • Enseñanza Naturalizada
  • Aumentos de dificultad
  • Manejo y confección de registros
  • Descomposición de tareas
 

¿A quén va dirigido?

  • Familias con hijos de entre 8 y 18 años con TEA.
  • Familias con hijos más pequeños que ya hayan tenido o tengan un tratamiento con educadores externos.

Duración del tratamiento:

Según los objetivos concretos (dependiendo de la demanda de la familia y las habilidades del niño/a).

 

Intervención del niño/a o joven:

Se realizará una evaluación del caso y una entrevista con los padres para determinar los objetivos concretos y más urgentes.

Seguidamente se presentará un Plan de Intervención (PI) donde constarán las horas y duración aproximada de la intervención.

  • Dirigida a trabajar áreas y habilidades específicas.
  • Dependiendo de las dificultades que se quieran trabajar y que presente el niño/a.

Formación de la familia:

Se plantearán unos objetivos de formación adaptados a cada caso según la demanda y la evaluación realizada.

 

Tipos de intervenciones generales:

  • Formación de tratamiento naturalizado a los padres como complemento de una intervención estructurada.
  • Trabajo académico en casos avanzados.
  • Trabajo de Habilidades Sociales y Comunicación.
  • Formación en afrontamiento de Conductas Inadecuadas (rigideces, inflexibilidades, rabietas,…).
  • Formación y trabajo en la escuela.
  • Formación a familiares.